Caldera de gas, ¿cual es mejor para tu hogar?

En Selectra queremos guiarte en la elección de la mejor caldera de gas para tu hogar, y para ello te explicamos cómo tener en cuenta varios factores que son cruciales para una buena elección: el tipo de combustible, el espacio disponible y las necesidades de uso de cada vivienda.

En primer lugar, ¿cuál es el papel de la caldera de gas?

Una caldera de gas es un depósito que tiene como finalidad calentar agua, en este caso utilizando gas como combustible. Las calderas se encargan de calentar el agua de las habitaciones y viviendas de forma eficiente y cómoda.

En este tanque se produce la combustión, el gas se quema y, al calentarse, el agua se convierte en vapor. Este vapor sale del tanque y se usa para calentar.

Según nuestro uso en la casa, encontramos:

  • Caldera híbrida. Proporcionan calefacción y agua caliente. Son comunes en la mayoría de los domicilios.
  • Calderas instantáneas o micro calderas regenerativas. Suelen instalarse en viviendas con más de 3 baños. Este tipo de caldera tiene microacumuladores, que son depósitos que contienen de 3 a 5 litros de ACS. Estos micro sedimentos permiten que el agua caliente fluya cómodamente nada más abrir el grifo, al mismo tiempo que se reduce el consumo de agua y gas.

¿A qué debo prestar atención al elegir una caldera?

  • Tipo de vivienda donde se instala. Por ejemplo, al instalar una caldera en un apartamento, las condiciones son diferentes a las de instalarla en una vivienda unifamiliar.
  • Tipo de combustible utilizado. Se debe considerar si la casa tiene espacio para tanques de diesel o si llega gas natural a la zona.
  • El número de baños en la casa. Es importante saber para qué sirve la caldera, sobre todo cuántos baños y aseos habrá en la casa donde se instale. Según haya en ella bañera o ducha, se requerirá más o menos agua caliente.

Factores que también influyen a la hora de elegir una caldera:

  • El área geográfica en la que se encuentra la residencia. La temperatura exterior determina la puesta en marcha de la caldera.
  • En función al aislamiento que tenga la casa, afectará al consumo de la caldera.

¿Qué tipos de calderas podemos encontrar en el mercado?

Calderas de gas

La mayoría de los modelos de calderas de gas están disponibles en versiones de gas natural y gas butano o propano. Dependiendo del gas que utilicen, pueden ser:

  • Caldera de gas natural.

El gas llega a la casa a través del sistema de plomería. Tiene las emisiones más bajas de todos los tipos de combustibles. Necesita ser inspeccionado regularmente y ventilado adecuadamente una vez al año.

  • Calderas de gas butano o propano.

También es gas canalizado. Las calderas de gas propano a menudo se usan en áreas que no requieren mucha calefacción, como segundas viviendas.

  • Calderas de gasoil o gasóleo:

Son calderas que se calientan muy rápido y son de fácil mantenimiento, aunque son las que más gas emiten.

Son calderas para viviendas a las que no llega la red de gas canalizado. Se requiere más espacio debido a la necesidad de almacenar el gas en su propio tanque. Es por esto que suelen ser habituales en viviendas unifamiliares.

Los tipos de calderas dependen de para qué se instalen:

  • Caldera de gas con acumulación.

Contiene un depósito de entre 20 y 50 litros de capacidad en el que se mantiene en todo momento el agua caliente sanitaria. Este tipo de caldera de gas es adecuada para hogares que tienen varios baños y necesitan agua caliente de inmediato. Requieren mayor gasto debido al mantenimiento de temperatura constante requerido.

  • Caldera de gasoil instantáneo.

Calienta el agua según sea necesario. Son menos costosos porque solo consumen combustible cuando quieres calentar el agua o encender la calefacción.

Modelo de caldera según su tipo:

  • Caldera de gas atmosférico.

Las calderas de gas a presión atmosférica son las más habituales cuando se empiezan a instalar calderas. Se queman con el aire de la habitación en la que se encuentran. Pueden ser peligrosas por el potencial de intoxicación y su instalación está prohibida desde el 1 de enero de 2010, ya que la normativa establece que solo se pueden instalar calderas selladas que emiten bajos niveles de contaminantes.

  • Calderas estancas.

Son las calderas que hay actualmente en el mercado. Se denominan sellos porque la combustión se realiza en una cámara sellada, evitando así la posibilidad de intoxicación.

En 2015 entró en vigor el Reglamento ErP (Energy Related Products), que establece los requisitos que deben cumplir las calderas. A partir de entonces, se prohíbe el uso de calderas convencionales y calderas no eficientes.

Tipos de calderas estancas:

  • Caldera de gas de bajo NOx. Las calderas de gas de bajo NOx funcionan de manera muy similar a las calderas de gas selladas, excepto que las calderas de bajo NOx tienen un sistema de extracción de humos que las hace más consideradas con el ecosistema. También tienen la rentabilidad de que, en comparación con las calderas estancas, no requieren drenajes para el agua de condensación, por lo que a la larga pueden ser más asequibles económicamente que estas.
  • Caldera de gas de condensación. Las calderas de gas de condensación, aunque son las más caras, son las más aconsejables porque pueden economizar hasta un 30% en el consumo de gas natural respecto a otros tipos, lo que permite amortizarlas con el tiempo. Esto se debe a que su sistema de funcionamiento permite reutilizar el 12% del calor de condensación. Ofrecen hasta un 108% de eficiencia energética, según el modelo instalado.

Además de ahorrar gas, también ahorran consumo de energía, y el tiempo de amortización es cada vez más corto considerando el alto crecimiento de los costos de energía en nuestro país. Además son bajos en óxidos de nitrógeno, por lo que también respetan el ecosistema.

¿Cuánta potencia necesita la caldera?

Antes de comprar una caldera de gas, debemos entender todos los tipos de calderas de gas para saber cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. Por ejemplo, no sirve de nada comprar una caldera con más potencia de la que pueden soportar los radiadores de la casa. Esto sería un gasto innecesario y poco rentable.

En primer lugar, tenemos que plantearnos si la caldera de gas que instalaremos es de agua caliente sanitaria (ACS) o híbrida (ACS y calefacción).

Ir arriba