Consumo de energía insostenible

Todos estamos de acuerdo en que la energía es necesaria para nuestro desarrollo económico y social. El problema es que en muchos casos nuestro uso de esta energía es incorrecto, lo que lleva a una situación alarmante que requiere acción.

En la COP25, que se está celebrando estos días en Madrid, se intentará acordar una serie de medidas para acabar con esta situación cada vez más insostenible. De hecho, hoy, sábado 7 de diciembre, la COP25 se centra en encontrar alternativas energéticas para combatir el cambio climático.

No debemos olvidar que la energía es un recurso preciado que todos debemos cuidar y respetar, cosa que hoy no hacemos (o al menos no hacemos como deberíamos):

  • Falta de recursos. Es bien sabido que los combustibles fósiles no son inagotables. Pero por el contrario. Y lejos de actuar con responsabilidad, utilizamos estas energías en exceso. Tanto es así que al ritmo actual estarán más agotados a medio plazo que a largo plazo.
  • Daño ecológico. El uso de combustibles fósiles provoca importantes cambios ambientales, como el agotamiento de los yacimientos, la contaminación de aguas y suelos o incluso la emisión de CO2 a la atmósfera.
  • La dependencia energética que tenemos hoy crea mucha incertidumbre porque supone un gran riesgo no solo a nivel ecológico, sino también económico y social.

Las energías renovables como alternativa sostenible

En este paradigma, las energías renovables se presentan como la gran aliada contra el cambio climático, más aún si tenemos en cuenta que dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen del sector energético.

Además de ser una excelente alternativa a la descarbonización, no olvidemos que son una fuente de energía inagotable y, sobre todo, limpia. Pero también ofrecen muchas otras ventajas:

  • Adiós a la dependencia energética. Como te decía antes, en España somos muy dependientes de los suministros externos. En este sentido, las energías renovables ayudan a reducir esta dependencia.
  • Limpio e inagotable. Apoyándose en fuentes inagotables como el sol o la fuerza del mar, se convierten en una alternativa perfecta a otras fuentes fósiles como el petróleo o el gas, cuyos recursos ya se están agotando demostrablemente. Por si fuera poco, reducen drásticamente la contaminación al no emitir gases de efecto invernadero.
  • A un precio bajo. En general, pensamos que utilizar fuentes de energía renovables es caro y no está al alcance de todos, pero lo cierto es que su coste se reduce notablemente, convirtiéndolas en la opción más recomendable tanto para nosotros como para el planeta.
  • Creación de empleo. Ya lo he comentado más de una vez, pero insisto: las energías renovables ofrecen oportunidades importantes para el desarrollo económico y la creación de empleo. Asimismo, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) apoya la investigación, la innovación y la competitividad en las tecnologías con mayor potencial de beneficio socioeconómico en España.
Ir arriba